fragilidad en la vejez - Empresa Atención Sociosanitaria
707
post-template-default,single,single-post,postid-707,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

fragilidad en la vejez

fragilidad en la vejez

fragilidad en la vejez

fragilidad en la vejez. Por regla general, el término fragilidad en la vejez se usa para hacer referencia a personas mayores, pero la definición de este concepto ha sido complicado conceptualizarlo.

Podría decirse que la fragilidad es un estado asociado al envejecimiento, caracterizado por la disminución de la reserva fisiológica, es decir, un aumento del riesgo de incapacidad, perdida de la resistencia y mayor vulnerabilidad frente acontecimientos adversos.

No olvidemos, que el envejecimiento es un proceso de deterioro caracterizado por una vulnerabilidad aumentada y una viabilidad disminuida que se van dando en el tiempo y que van disminuyendo la reserva fisiológica.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, nos preguntamos, ¿es lo mismo hablar de fragilidad que envejecimiento?, ¿todos los mayores son frágiles?. Y para poder responder a estas cuestiones, es imprescindible conocer un poco más el término de fragilidad y qué es realmente.

«La fragilidad es un síndrome clínico que representa un continuo entre el adulto mayor saludable hasta aquel extremadamente vulnerable en alto riesgo de morir y con bajas posibilidades de recuperación». Y según diversos estudios, los criterios que determinaría la existencia o no de dicho síndrome, son los siguientes:

  • Pérdida de peso involuntaria (4.5 kg o más por año)
  • Sentimiento de agotamiento general
  • Debilidad (medida por fuerza de prehensión)
  • Lenta velocidad al caminar (basados en una distancia de 4.6 m)
  • Bajo nivel de actividad física (menor de 400 calorías a la semana)

DIAGNÓSTICO: Fragilidad: con tres o más criterios

A nivel poblacional, un número cada vez mayor de personas frágiles asisten a sus médicos generales. La fragilidad puede conducir a ingresos hospitalarios más frecuentes peores resultados y posible pérdida de autonomía. Por lo tanto, se debe priorizar la detección de fragilidad con intervención temprana en el entorno de atención primaria de salud.