Alimentación y Mayores
820
post-template-default,single,single-post,postid-820,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Alimentación y Mayores

Alimentación y Mayores

Alimentación y Mayores

Alimentación y Mayores. Para nuestros mayores, el «acto de comer» va mucho más allá de saciar el hambre, es más bien un acto social y relacional de los mayores con sus seres queridos, que les reporta un gran bienestar psicoafectivo.

La alimentación junto con el estreñimiento y el insomnio, constituyen los tres problemas más comunes entre las personas mayores.

La alimentación es un proceso voluntario y en consecuencia, educable, sin embargo la nutrición es un proceso involuntario y por tanto no lo podemos modificar voluntariamente. La dieta de nuestros mayores debe ser adaptada en función de la edad, el sexo, la actividad física que lleven a cabo, los problemas de salud que padezcan, así como la ingesta de medicamentos que realizan.

La recomendación general que se le hace a nuestros mayores, es que diariamente al menos tienen que hacer una ingesta de cuatro comidas: desayuno, comida, merienda y cena. Esto es algo que como empresa sociosanitaria siempre tenemos muy presente con nuestros usuarios de ayuda a domicilio y también en la gestión de centros residenciales que llevamos a cabo.

Desde Suman Social, queremos dejaos también dos tips muy importantes a tener en cuenta, tanto familiares, como cuidadores.

  1. Si cuidáis o tenéis algún familiar encamado, no creáis que tienen que comer menos porque consumen menos energía, porque esto no es así, puesto que aún estando encamado el cuerpo produce gasto energético basal o en reposo, que si hay presencia de algunas enfermedades puede originar que estas empeoren.
  2. La pérdida de apetito no es algo normal, por lo que si se os da el caso, estad alerta y controlarlo, porque a menudo se traduce en enfermedad crónica o psicoafectiva.

Alimentación y Mayores